Carrera

Primero que nada, diría que al obtener un título en publicidad, mi formación como fotógrafo es totalmente autodidacta al realizar solo dos talleres alrededor de las 16h, uno de edición con Natalia Taffarel y el otro de fotografía con Eugenio Recuenco. El resto de mi entrenamiento es el resultado de mi investigación continua y mi obsesión por la fotografía, ya que mi sensibilidad por el arte y la estética me ha acompañado desde que era un niño. Para mí, hacer fotos es un descubrimiento tardío, comencé a trabajar hasta tarde en 2015.

A fines de ese mismo año realicé mi primer trabajo editorial con un modelo profesional (Saoro Nadal), donde lideré el arte y creamos desde cero toda la escenografía. La serie, más centrada en la fotografía del autor, narra la historia de un asesino a sueldo que sufre por su trabajo.
Y tuvo una cálida bienvenida inesperada y se publicó en una edición especial en Adon Magazine en los Estados Unidos de América.

Fue entonces cuando me di cuenta de cuál era mi sueño y fui por él.
En 2016 y 2018 tuve menos trabajo de estudio porque quería concentrarme en la autoconstrucción y el diseño, y terminé haciendo mi estudio fotográfico en Xativa, Valencia. Es un loft de 250 metros cuadrados con toda la comodidad y espacio para producir todo tipo de trabajo. Necesité mi propio espacio para poder liberar mi curiosidad. El estudio fue inaugurado en enero de 2018.

Desde allí comencé a trabajar con clientes del campo de la música electrónica internacional, como Marien Baker, Jose de Mara (el mejor productor de EDM España) y uno de los mejores artistas conocidos internacionalmente, Dennis Cruz. Y una artista folk, Angela Carrasco que ganó un Grammy Latino.

Después de unos meses, tuve el placer de conocer a Jean Luc Amsler, quien me dio la oportunidad de colaborar en un proyecto artístico fascinante que se expondría durante la semana de la moda en el Bentley Saloon de París. A fines de ese mismo año, también hice mi primer trabajo para Francesco Smalto en París, bajo la dirección de Jean Luc.

En enero de 2019 termino haciendo su última colección (Jean Luc), repitiendo la dirección artística.

Estilo e inspiración

Sus fuentes se alejan de la fotografía, las influencias del barroco de Caravaggio y el arte de Goya, el cine negro y el autor, hasta artistas y fotógrafos como Nick Knight, Steven Klein o Eugenio Recuenco y el eterno Helmut Newton o Guy Bourdin.

Adrià Simó destaca por su investigación de la perfección y el control de la luz, con mucha atención a la proporción, la composición y el sentido artístico. Sus colores son cautelosos, abrumadores y limpios. Fotógrafo versátil, el leitmotiv de su trabajo es su fuerza, y sus fotografías siempre tienen esa característica alma de su toque único en la forma en que juega con la luz, organizando los modelos y las historias que quiere contar. Disfruta con metáfora, ironía, sarcasmo y burlas, proporcionando a su trabajo un sentido de inteligencia.

Con un carácter sociable, siempre intenta organizar un tiempo anterior para transmitir lo que busca al modelo, preparándolo mentalmente para obtener el mejor resultado posible. El anterior trabajo psicológico previo a la sesión es esencial en su forma de trabajar. Las expresiones, la forma de mirar necesitan una guía, la preparación del personaje para romper el estrés que aparece a veces en los primeros brotes.

En la sesión, su trabajo se concentra en la toma perfecta con el propósito de usar menos herramientas de postproducción. La preparación de un conjunto, una buena confianza en un esquema de luces es básico y le gusta tener listos los elementos que aparecen en la fotografía que se escapa de la integración digital.
Una imagen debe ser real, debe congelar un tiempo o espacio, incluso si esta es premeditada, incluso si hemos inventado una historia, no la creeremos, si no existe.